La plataforma

La Plataforma Estatal por la Música es una entidad que agrupa a más de 7600 músicos y músicas asociadas, 258 salas de conciertos, 72 festivales, 71 promotores musicales, 342 empresas de management y representantes, y 600 empresas del gremio de las discotecas y salas de fiesta. Asimismo, cuenta con el apoyo de distintos ayuntamientos, federaciones municipales y organismos de las administraciones culturales autónomas.

La Plataforma nace de la necesidad de adecuar el marco legal vigente, que data de 1985, a las actuales necesidades del sector.

Las entidades que conforman la Plataforma consideran que el actual real decreto, que regula la contratación de artistas en espectáculos públicos, está obsoleto, ya que no tiene en cuenta las casuísticas del sector en el siglo XXI. Asimismo, afirman que este marco legislativo es el origen de la precariedad del sector, pues no ofrece la protección que consideran necesaria. Todos los partidos políticos coinciden con dicha consideración, y así lo manifestaron el pasado septiembre con la aprobación, por unanimidad, de la elaboración de un Estatuto del artista que dé solución a los asuntos reclamados por el sector cultural.

¿Qué queremos?

Los objetivos de la Plataforma Estatal por la Música son:

1

Modificar la actual legislación para conseguir un marco laboral y fiscal comparable al de otros países de la Unión Europea.

2

Asegurar que el nuevo marco normativo ordene, agilice y dé respuesta a las casuísticas actuales en que se desarrollan las contrataciones de músicos y grupos musicales.

3

Conseguir una legislación que proteja al músico y música, y tenga en cuenta la intermitencia, la especificidad y las compatibilidades de su profesión.

4

Garantizar la estabilidad y seguridad jurídica, tanto a los agentes organizadores del sector privado como a los agentes y las organizaciones del sector público.

5

Garantizar la plena compatibilidad de las pensiones con los rendimientos de los derechos de autor y otros relacionados.

6

Acabar con la situación de precariedad laboral de los músicos profesionales en el conjunto del Estado español.

¿quiénes somos?

La Plataforma Estatal por la Música está conformada por las siguientes asociaciones:

Asociación de Músicos Profesionales de Jazz de Andalucía (ANDAJAZZPRO)

Asociación de Músicos de Euskal Herria (MUSIKARI)

Associació Catalana d’Intèrprets de Música Clàssica (ACIMC)

Associació de Músics de Jazz i Música Moderna (AMJM)

Associació de Músics de Tarragona (AMT)

Associació Professional de Músics de Catalunya (MUSICAT)

Asociación Profesional de Músicos de Galicia (Musicos Ao Vivo)

Asociación Profesional de Músicos de Canarias (Promusic)

Músicos Unidos Madrid (Mus 21)

Autores de Música Asociados (AMA)

Societat de Blues de Barcelona ( SBB )

Federación Estatal de Músicos de Jazz y Músicas Improvisadas (FMJAZZ)

Federación Estatal de Músicos Asociados (FEMA)

Acadèmia Catalana de la Música

Associació de Sales de Concerts de Catalunya (ASACC)

Asociación de Promotores Musicales (APM)

Asociación de Salas de Música en Directo de Madrid-La Noche en Vivo (LNEV)

Asociación Estatal de Salas de Música en Directo (ACCES)

Associació de Representants, Promotors i Mànagers de Catalunya (ARC)

Confederación Juventudes Musicales de España

Federación de Salas de Fiestas y Discotecas de España (FASYDE)

Asociación de Festivales de España (FMA)

Asociación de Mujeres de la Industria Musical (MIM)

Asociación de Mujeres Compositoras en España (AMCE)

Asociación de Salas de Euskal Herria Kultura Live

Asociación de Representantes Técnicos del Espectáculo (ARTE)

¿quién nos apoya?

También cuenta con el apoyo y la colaboración de las áreas de cultura de los ayuntamientos de Barcelona y La Coruña, de la dirección de música del Institut Valencià de Cultura y del Institut Català de les Empreses Culturals (ICEC), Consell Nacional de la Cultura i de les Arts (CONCA).

¿qué medidas proponemos?

Desde la Plataforma proponemos distintas medidas:

1. Modificar el RD 1435/1985 con la finalidad de que se establezca con claridad la presunción de laboralidad del vínculo que une a los músicos con el empresario, siempre que no se desarrolle la prestación en condiciones que impliquen una relación de prestación de servicios, estableciendo, para ello, de manera ilustrativa, las situaciones que no puedan desvirtuar la calificación de laboralidad (como pueden ser el hecho de que el artista goce de una amplia libertad de expresión, el sistema de remuneración o la denominación que las partes hayan dado al contrato). Y estableciendo también los criterios que, por el contrario, permitan acreditar que no concurren las notas de dependencia y ajenidad —que caracterizan la relación laboral y que pueden constituirse en prueba en contrario de la laboralidad—, y las situaciones en las que en todo caso no se ha de aplicar la presunción de laboralidad, como pueden ser contrataciones equivalentes en el caso de los artistas extranjeros que presten servicios similares en un Estado de la Unión Europea y que vengan a España a prestar tales servicios similares de forma temporal e independiente.

2. Modificar el RD 1435/1985 con la finalidad de establecer la contratación indefinida como regla general para garantizar el principio de estabilidad en el empleo recogido en la normativa comunitaria, determinando las circunstancias específicas y concretas que caracterizan la actividad que justifica la utilización sucesiva de contratos de trabajo de duración determinada, con el fin de regular de manera precisa las distintas situaciones de contratación (temporal, indefinida o fija discontinua).

3. Regular, con pleno respeto a los derechos fundamentales de producción y creación artística, el régimen de compatibilidad necesario cuando se realicen y compaginen, a tiempo parcial o completo, prestaciones bajo el régimen laboral y/o actuaciones no dependientes en régimen de prestación de servicios.

4. Dar solución al problema de la intermitencia de la profesión de músico que en la actualidad se basa mayormente en los llamados “bolos”, facilitando el alta asimilada en el Régimen Especial de Artistas de la Seguridad Social y un sistema de contratación laboral dinámico y asumible para cualquier organizador.

5. La definición de las posibles tipologías de organizadores de espectáculos públicos como titulares de la relación laboral (de carácter especial) con los artistas.

6. Posibilitar que el músico profesional, que ya cuenta con los epígrafes correspondientes en el IAE de Hacienda ), pueda ser trabajador por cuenta propia con su debida inclusión en el RETA (Régimen Especial del Trabajador Autónomo)  con una contribución acorde con sus ingresos, definiendo las condiciones en que un músico profesional pueda pertenecer a esta categoría y evitando, de esta manera, los llamados “falsos autónomos”.

7. Establecer una regulación de riesgos laborales acorde con la realidad de la profesión.